Mujeres: tras la estela hormonal.

viernes, mayo 08, 2015

Algo que siempre me ha llamado la atención es el desconocimiento o falta de información sobre los ciclos hormonales en la vida de las mujeres.

Desde que se produce la primera menstruación, las mujeres están supeditadas emocional y conductualmente a las hormonas que controlan su vida fértil.


Hay una especie de vacío informativo, de desinterés global encubierto por tabúes culturales que más que explicar, ensombrecen el cómo y cuándo estas hormonas provocan diferentes emociones, pensamientos y conductas en las mujeres; y las fluctuaciones que tienen a lo largo del mes durante toda su etapa fértil, y aún después, una vez alcanzada la menopausia..

Muchas de nosotras nos sentimos alicaídas, tristes, llenas de energía, hipersexuales, etc. sin ser conscientes de que en nuestro estado de ánimo tienen un control principal la cantidad de hormonas que fluye por nuestro organismo.

Intentaré con este artículo hacer un breve resumen de las fases hormonales del mes menstrual, para ayudar a todas mis lectoras a comprender un poco mejor el porqué de sus sentimientos, y a aliviar los niveles de frustración y tristeza que muchas veces creemos padecer por circunstancias externas, y cuyo origen se basa en nuestra propia naturaleza y por tanto no ha de preocuparnos excesivamente, si no aceptarlo como algo intrínseco al sistema reproductivo humano.


Durante la primera etapa del ciclo (aproximadamente las dos primeras semanas) predominan altos niveles en sangre de estrógenos, que ejercen un efecto muy positivo sobre el cerebro aumentando la sensación general de agilidad, positivismo y energía; son esos días en que tenemos la sensación de “poder con todo”.

Conforme avanza el ciclo menstrual y al acercarse la menopausia, existe una disminución en la producción de estrógenos por lo que la mujer se siente más irritable, tensa, estresada. De esto se derivan también las llamas ráfagas de calor o "calmas", la irritabilidad, ansiedad, cansancio físico y mental; trastornos musculares, osteoporosis y falta de sueño, presentes durante la menopausia.

Al llegar al día 14º del ciclo menstrual o cuando comienza la ovulación (las mujeres que no tienen ciclos regulares pueden tener estas fases más cortas o más prolongadas, es útil apuntar en un cuaderno durante un par de meses cómo nos sentimos para hacer un control y tener una orientación de nuestro ciclo y sus efectos personalizados), los ovarios liberan un óvulo y entonces disminuye la producción de estrógenos, es momento de que la progesterona entre en acción.

Su aumento provoca efectos depresivos en la mujer, nos sentimos susceptibles, alteradas, ansiosas; son emociones incontrolables y de las que normalmente no encontramos la causa, por lo que acaban frustrándonos y provocando irritabilidad.

Durante las últimas semanas del ciclo, la progesterona nos hace tener la sensación de que nuestro cerebro trabaja con más dificultad, y las tareas que a principio del ciclo nos parecían retos agradables, en estos días se tornan pesadas obligaciones.

Ya en los últimos días del ciclo menstrual (antes de que comience el sangrado) la progesterona cesa por completo y sus efectos desaparecen súbitamente.

Teniendo en cuenta la importancia de las hormonas en la cognición y consecuente conducta humana, es llamativa la poca información y difusión de las características del ciclo menstrual femenino.

Incluso hay un evidente desconocimiento de los efectos a nivel evolutivo que conlleva y que nos han traído hasta aquí como especie (en los días fértiles la mujer responde a las hormonas masculinas de forma diferente a cuando no está en esa fase del ciclo, influyen en la selección de pareja y en las opciones reproductivas, y un largo etcétera) y más aún, hay una clara desinformación sobre la sustitución artificial hormonal de las mujeres que toman pastillasanticonceptivas.

Muchas de ellas no han sido informadas de que al utilizar este método anticonceptivo, su organismo deja de segregar las hormonas menstruales y su sangrado es provocado artificialmente; además de estar restringiendo todas las adaptaciones evolutivas que la naturaleza ha generado hasta llegar al proceso reproductivo óptimo.

A modo de resumen dejo un fragmento de un interesante programa que ejemplifica el tabú y desconocimiento que aún hoy existe en torno a la menstruación: "La luna en ti: un secreto demasiado bien guardado", emitido por La Noche Temática en agosto del 2012.


Podéis ver el vídeo completo pinchando en el siguiente enlace


You Might Also Like

0 comentarios

Comparte tu opinión sobre este tema!

SUBSCRIBE

Like us on Facebook